Un cambio interno para salir de la crisis

Un cambio interno para salir de la crisis

iStock_000007749880Medium-resize

Una conocida frase de los indios norteamericanos y que con el pasar de los años se vuelve más actual que nunca dice: “Sólo cuando se haya talado el último árbol, se haya contaminado el último río y se haya pescado el último pez las personas se darán cuenta de que el dinero no se puede comer”.

 

Los pasados años de nuestra historia han estado marcados por una profunda crisis de la que realmente no sabemos salir. Los analistas o politicos dicen ver el final, pero realmente todo sigue igual o peor. Ciertamente esta crisis no es nueva, los entendidos dicen que comenzó algunos años atrás agudizandose en la actualidad. De la misma forma lo hace otras crisis en potencia, el cambio climatico convertido ya en una catastrofe climatica. Y otra catástrofe más la compone el hecho de que más de mil millones de personas pasan hambre. Exactamente cuántas personas mueren diariamente de hambre no lo sabe nadie. Jean Ziegler, relator especial de la ONU para el Derecho a la Alimentación, calcula que diariamente mueren aproximadamente 100.000 personas de hambre o de sus consecuencias. Cada siete segundos muere de hambre un niño menor de 10 años. Y a esto se añade otra crisis mundial que ya comenzó el año pasado, la competencia armamentista mundial en la que se invierten miles de millones.

 

Sería interesante seguir la pista a las causas que han dado lugar a estas graves crisis que podrían, de una forma u otra, llegar a afectar seriamente el futuro de la humanidad, pero existen fuentes de prestigio que analizan y estudian, con mayor o menor exito, los diferentes aspectos de las mismas. Y si los detalles cientificos o tecnicos son imporantes, no los son menos  los trasfondos espirituales y eticos, tambien el trasfondo psicologico colectivo.

 

En un sentido espiritual y anímico se podría afirmar que desde hace más de 37 años la situación de la humanidad ha cambiado positivamente. Ciertamente desde los años 90 se agudizó más esta situación con cada vez más frases dadas desde el mundo espiritual divino. Así por ejemplo ya en el año 1993 se sabía qué acontecerá en el futuro, sí, un párrafo de una manifestación dada a través de Gabriele de Würzburg dice así: «Oh ved, las tempestades de los tiempos no solo han sido anunciadas, sino que llegan y arrasan en todos los continentes. Pero esto es sólo el comienzo. Continentes enteros se ponen en fluctuación pues las placas terrestres rotan cada vez más, ya que el magma de la Tierra se calienta, por lo que se calienta también toda la Tierra. Las personas pensáis a menudo en la atmósfera, que ya esta destruida, pero yo os digo que el magma se está calentando cada vez más y con ello muchas cosas se ponen en movimiento. La Tierra se calienta, el hielo se derrite, llegan las inundaciones y las tempestades las anteceden».

 

A pesar de que estas palabras fueron dichas públicamente ¿Hubo quien al escucharlas reflexionara sobre ellas? Hoy podemos decir que sólo unos pocos. Las Iglesias las ridiculizaron y los cristianos originarios en Vida Universal fueron acusados de fomentar el pánico. La profeta de Dios fue calificada de apóstol de los tiempos finales y los políticos en parte apoyaron los ataques de las Iglesias. En base al poco valor que las personas dimos a las advertencias manifestadas en los años 90 por el mundo divino y que  nos fueron dadas con tanta seriedad y como ayuda a la humanidad para reconocerse y cambiar, el mundo divino hace dos años volvió a manifestarse tendiendo nuevamente una mano. Esta reciente ayuda se podría interpretar como una especie de protección interna ante las catástrofes y acontecimientos venideros, en esta ocasión Dios dijo: «Que se salve quien quiera dejarse salvar antes de que este mundo se acabe» Y llamó a dar un cambio interno.

 

www.radio-santec.com

Popularity: 3% [?]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *