Salvar la naturaleza como inversión

Mercados financieros donde los inversores se benefician con la recuperación de una especie, macroinversiones para proyectos medioambientales, microcréditos para poner en marcha empresas sostenibles en países en desarrollo, o estudios financieros para cuantificar las consecuencias del deterioro natural. Son algunos ejemplos que demuestran que la “ingeniería financiera” no debe ser sinónimo de especulación, sino que bien utilizada puede resultar de gran ayuda para conservar y mejorar el medio ambiente.

“Los riesgos de protección serían asumidos por las personas que tienen en sus manos el destino de una especie o un hábitat “

Un grupo de investigadores estadounidenses ha propuesto crear un mercado financiero de animales en peligro, gestionado por las instituciones, de forma que su conservación dependería de sus inversores. En caso de asumir el plan, el Gobierno determinaría el coste de protección de una especie y se destinaría un fondo para cubrir los contratos con los posibles inversores. Si el número de animales cayera por debajo de un umbral determinado, los contratos serían anulados y el dinero se destinaría a programas de recuperación. Si el número de ejemplares aumentase, los inversores recibirían los beneficios en proporción al estado de salud de la especie.

Para más información: Consumer.es

Popularity: 36% [?]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *